Suelo de nogal

Los propietarios de los suelos de nogal pueden simplemente limpiarlos sin necesidad de tratarlos con otros productos químicos para protegerlos de la putrefacción y otros daños. Los suelos de madera de nogal tienden a ser oscuros, durables y cuentan con una veta prominente. Estos suelos de madera son generalmente fáciles de instalar.

Suelo de nogal

El nogal es una madera dura que es excepcionalmente duradera, por no mencionar muy atractiva. Por lo tanto, el suelo de madera de nogal es una gran opción para casi cualquier hogar. Mientras que el coste de este tipo de suelo puede ser mayor que otros tipos de suelos de madera, también es probable que dure mucho más tiempo. La apariencia de la madera será única, como la veta prominentemente exhibida en función de qué tipo de acabado se utilice. Es más que probable que el uso de una madera dura como el nogal para el suelo, también añada un valor extra al valor total de la casa.

Algunos suelos de madera no pueden ser fregados sin dañar la propia madera. El agua puede filtrarse en la madera y causar la pudrición o incluso moho, pero el suelo de madera de nogal tiene un bajo mantenimiento, y la simple acción de pasar una mopa es una opción de limpieza. El nogal tiende a resistir el daño por agua y moho, así como las infestaciones de insectos que pueden dañar potencialmente la madera. Así, como ya hemos dicho anteriormente, los propietarios de los suelos de nogal pueden fregar el suelo con agua sin necesidad de tratarlo con otros productos químicos para protegerlo de la putrefacción y otros daños. Como se trata de una madera dura, este suelo también es más resistente a los daños tales como desconchados y agrietamiento.

En términos generales, los suelos de madera de nogal son fáciles de instalar. En muchos casos, el mismo propietario de la vivienda puede desarrollar este proyecto por sí mismo, sin necesidad de ayuda profesional. Esto significa un ahorro importante.

Las lamas suelen venderse en grandes cantidades, y las instrucciones se incluyen normalmente con la compra. Una vez que el subsuelo está en su lugar, los tablones de nogal pueden encajarse los unos con los otros con bastante facilidad para crear toda la estructura del suelo. Dañar los tablones individuales cuando se trata de suelos de madera de nogal es poco probable debido a la dureza de la madera y al proceso de tratamiento de la madera después de la cosecha.

El nogal también tiende a tener un aspecto oscuro, aunque puede producirse una variación en el color. Una de las ventajas de una veta de madera más oscura es la capacidad de ocultar así la suciedad. A medida que el suelo comienza a usarse o a acumular suciedad, éste seguirá apareciendo característicamente hermoso; se puede limpiar fácilmente, para evitar la acumulación de suciedad. La suciedad y la mugre en última instancia pueden dañar la madera a largo plazo. La necesidad de un mantenimiento regular es menos imperiosa con los suelos de nogal que con otros suelos de madera que son más susceptibles al daño por suciedad, daños por agua y daños por agrietamiento o deformaciones. El nogal es también una madera estable, lo que significa que se puede utilizar en suelos radiantes sin arriesgarnos a dañar la madera.

Suelos de madera de nogal

Otros ejemplo de suelos de madera dura pueden ser el roble, arce, fresno, haya y cerezo. Todos son muy populares y cada uno tiene su propio estilo único y atractivo. Con la debida atención prestada a un mantenimiento sencillo y una buena instalación, los suelos de madera dura pueden durar para toda la vida.

Mantenimiento para el suelo de nogal

A continuación te comentamos algunas cosas que puedes tener en cuenta para que tu suelo de madera de nogal brille como el primer día.

  • La colocación de una pequeña alfombra o colchoneta en la entrada a una sala para protegerlo de la gravilla, arena y suciedad.
  • Limpiar el suelo con una mopa de algodón.
  • Llevar un calzado adecuado, es decir, sin suciedad, ni zapatos de tacón alto.
  • Limpieza rápida de cualquier líquido derramado en un suelo de madera.
  • Proteger el suelo de la luz del sol con cortinas y persianas. Además, es aconsejable mover periódicamente las alfombras para evitar una exposición irregular a la luz solar.
  • Limpiar el suelo periódicamente usando agua y un jabón muy suave diseñado para acabados de madera dura. No utilices jabón de aceites para fregar. El jabón a base de aceite puede reaccionar con el acabado y causar amarillamiento.
  • Inspecciona el suelo de madera de vez en cuando para detectar cualquier arañazo, abolladura o mancha para una reparación inmediata.
  • Sería una buena idea recubrir, o incluso repintar el suelo de madera cada seis a ocho años, dependiendo del uso y desgaste, restaurando así el brillo y la belleza inherente en el suelo.