Suelo de madera blanco

Antes de comprar un suelo blanco de madera para tu casa, querrás saber si es una pesadilla el mantenerlos limpios o si es lo mismo que los suelos de colores más oscuros, si los daños en este tipo de suelo son más notorios, etc. A continuación vamos a explicarte la verdad sobre la convivencia con los suelos blancos.

Suelo de madera blanco

En general, el aspecto que le dan a una casa los suelos blancos es absolutamente maravilloso. Aclaran los espacios y los agrandan visualmente, las cocinas y comedores son realmente hermosos cuando se visten con suelos blancos.

También son muy fáciles de limpiar. esto es una suerte porque este color de suelo hace que la suciedad sea mucho más visible a diferencia de cualquier otra superficie que hemos visto nunca. En una superficie blanca los cabellos, los pelos de las mascotas, el polvo y la arenilla, son perfectamente visibles en tan sólo 24 horas desde la última limpieza.

Nuestro consejo para cualquiera que esté considerando los suelos blancos como opción para su hogar es que, si lo quieren mantener visualmente limpio, deben tener en cuenta que tendrán que barrer o aspirar al menos una vez al día, sobre todo si se tienen mascotas. En lugar de hacerlo tú mismo, puedes comprar una aspiradora robot para que aspire tu suelo mientras no estás en casa. Si eres una persona cuidadosa y cada vez que entras en casa cambias tu calzado por unas zapatillas que sólo utilizas en tu hogar, adelante, el suelo blanco puede ser una buena opción para ti.

Los suelos de madera blanca dan a nuestros hogares una amplitud y luminosidad que pocos suelos pueden ofrecer. Si te encanta la decoración nórdica de colores claros, el acabado mate de un suelo de color pino muy claro, sin llegar a ser blanco, puede ofrecerte un aspecto muy natural, a la vez que luminoso. Si te decantas por una opción más blanca, no conseguirás ese aspecto natural y acogedor, pero darás a tu hogar un look más sofisticado y artificial, aunque igual de hermoso.

Tipos de suelo de madera blanca

A continuación vamos a comentarte tus opciones, que no son pocas, de tipos de suelos de madera blanca. También incluimos otras opciones que aunque no sean madera auténtica, la imitan:

Suelo de roble blanco

El grano de roble blanco es similar al del roble rojo. Su color va desde el crema amarillento claro al marrón grisáceo. El roble blanco puede sufrir cambios moderados de color, llegando a tener un tono ligeramente ámbar. Para mantener la elegancia de la madera durante muchos años, debes aplicar un protector de UV en la etapa de acabado. La albura del roble blanco es casi blanca, mientras que el duramen es marrón grisáceo.

El roble blanco crece en una amplia variedad de tipos de suelo. Esta especie prefiere un clima cálido y húmedo y no le gusta los inviernos excesivamente durao. El roble blanco puede crecer hasta 35 m de altura, con un tronco de 50 cm hasta 120 cm de diámetro.

Suelo de eucalipto

En las nuevas construcciones y remodelaciones, muchos constructores y propietarios verdes conscientes del medio ambiente eligen el bambú como una alternativa de madera para los suelos, pero hay otras opciones ecológicas igualemente hermosas. Una de ellas es el eucalipto. Sus beneficios incluyen:

  • Renovabilidad.
  • Durabilidad y resistencia.
  • Asequibilidad.

Suelo de parquet blanco

El parquet blanco normalmente se fabrica con roble blanco y eucalipto, a diferencia de los suelos de madera maciza, son más económicos y fáciles de instalar. Por otra parte, no son tan longevos.

Suelo de madera pintado de blanco

Aunque es relativamente raro ver un suelo de madera pintado hoy en día, la madera maciza galvanizada se ha convertido en la opción preferida para la mayoría de los propietarios, ésta una vez fue un elemento básico del diseño de interiores. A partir de los patrones decorativos, algunos de los cuales imitaban el parquet, los suelos de madera pintados eran de uso generalizado en los hogares estadounidenses a finales del 1700. Los colores más populares incluían el blanco, amarillo, rojo y verde. Pero no fue sólo un tema estético, sino que la pintura también ayudaba a proteger los suelos de pino en aquella la época.

Es importante aplicar la pintura en capas finas, ya que las múltipes capas de pintura hacen que el desgaste sea mucho más lento que las capas gruesas, debido a que estás últimas se secan más lentamente. También es preferible imprimaciones y pinturas a base de aceites para los suelos, para asegurarnos una durabilidad a largo plazo, aunque un esmalte a base de agua u otra pintura especial para suelos también sería una buena opción.

Suelo blanco de madera

A continuación te explicamos paso a paso cómo pintar un suelo de madera:

  • Escarificar la superficie con un papel de lija de grano 150.
  • Limpiar el suelo con un limpiador de detergente en polvo para eliminar todo el polvo y depósitos.
  • Dejar que el suelo se seque completamente (esto puede tardar un par de días).
  • Aplicar una imprimación adecuada para tu tipo de pintura.
  • Permitir que se seque durante la noche.
  • Aplicar una imprimación de arena ligeramente con papel de lija de grano 220.
  • Limpiar el suelo con alcohol mineral, utilizando un paño o trapo antiestático.
  • Aplicar la primera capa fina de pintura con un pincel de cerdas naturales (para crear un acabado liso, en lugar de con un rodillo, que crearía un acabado perlado).
  • Permitir que la pintura se seque durante 24 horas.
  • Aplicar dos capas más (finas) y dejar 24 horas entre una y la otra para que el suelo se seque completamente.

Después de aplicar la última capa de pintura, es aceptable pisar la superficie en calcetines pasadas 24 horas. Aún no podemos pisar el suelo con tacones o mover muebles de un lugar a otro. La pintura alquídica se seca durante la noche, pero tarda 28 días en adquirir la máxima dureza. Vale la pena tener paciencia.

Otras opciones de imitación

Te presentamos algunas opciones a los suelos de madera blanca:

  • Parquet sintético blanco: El parquet sintético está hecho de láminas de fibra de madera comprimida sobre la cual se pega una lámina decorativa que imita a la madera. Esta capa puede ser de color blanco si así se desea.
  • Tarima flotante sintética blanca: La tarima flotante sintética está compuesta por lamas con varias capas de derivados de la madera, la capa visible normalmente está hecha con un compuesto sintético de resinas de melamina a alta presión que puede imitar la madera de color blanco.
  • Suelo porcelánico de imitación madera blanca: Los suelos porcelánicos de imitación madera son una alternativa más económica que la madera real y visualmente los fabricantes han conseguido verdaderas imitaciones.
  • Suelo de gres de imitación madera blanca: Actualmente los suelos de gres de imitación madera ofrecen una buena alternativa al suelo de madera real, aportando beneficios como su resistencia al desgaste y a la humedad que a su vez, así como su fácil mantenimiento.