Suelo laminado para la cocina

El suelo laminado se parece a los suelos de madera maciza, pero es muy diferente. La superficie, que se estampa o estratifica con un barniz para asemejarse a la madera dura, se acaba con un revestimiento de plástico durable que resiste arañazos, con mejores resultados que la mayoría de los acabados de madera; Sin embargo, el núcleo es vulnerable al daño por agua. Es necesario tener en cuenta estas dos características antes de utilizar suelos laminados para tu cocina. En la mayoría de los otros factores, incluyendo el precio, la facilidad de instalación y la apariencia, los laminados iguales o superiores a otros tipos de suelo.

Suelo laminado para la cocina

Aunque la palabra "laminado" sugiere un tipo de construcción en capas como la madera contrachapada, las lamas laminadas son más como sobres que encierran un núcleo de fibra de alta densidad o, en marcas más caras, madera blanda de bajo coste.

La parte superior e inferior están selladas por un plástico impermeable, que da los tablones alguna medida de resistencia a la humedad. Las tablas tienen un acabado de poliuretano horneado que resiste los arañazos y repele los derrames, haciendo que este tipo de suelo sea una elección natural para una zona de alto tráfico como la cocina. Las lamas no son indestructibles. El agua estancada en un suelo laminado puede filtrarse a través de las grietas y en los núcleos de fibra vulcanizada de las tablas, arruinándolas.

Facilidad de instalación

El sistema click de instalación de las lamas de los suelos laminados revolucionó la industria de suelos, fue la empresa Pergo quién los introdujo en la década de 1970. Actualmente, el suelo laminado de clic con bloqueo sigue siendo uno de los tipos de suelos más fáciles para instalar. En una instalación típica, se coloca una barrera de humedad en el subsuelo y se monta el suelo laminado en la parte superior de la misma. No tienes que lidiar con pegamento que puede ensuciar tu suelo si no tienes cuidado o los clavos y el martillo. En este tipo de instalación sólo necesitas las habilidades básicas de carpintería, incluyendo la familiaridad con una sierra circular y un rompecabezas. Una de las ventajas claras de los laminados respecto a otros tipos de suelos es que se pueden instalar directamente sobre baldosas existentes, suelos de vinilo y suelos de madera maciza.

Bajo costo y variedad de estilos

El costo medio para instalar el suelo laminado puede oscilar entre 38 y 60 € por metro cuadrado, es más alto que el costo de la instalación del vinilo, pero aproximadamente es un 50 por ciento más barato que instalar un suelo de madera maciza preacabado. El procedimiento de instalación permite que un usuario con simples nociones de carpinteria pueda instalar el suelo y salir airoso, a diferencia que los suelos de madera maciza que son más complicados de instalar. Al instalarte tu propio suelo laminado podrás beneficiarte de importantes ahorros en el costo total del suelo. Debido a que los laminados están disponibles en una amplia variedad de estilos y colores, puedes hacerlo coincidir con cualquier esquema de decoración que ya tengas en tu cocina. No tienes por qué limitarte a los patrones de madera; algunos laminados se asemejan a los azulejos o a la piedra.

Fácil mantenimiento

Una vez instalado el suelo laminado, no tendrás que ejercer mucho esfuerzo para mantenerlo perfecto y limpio. En la mayoría de los casos, todo lo que tu suelo necesitará será un barrido y aspirado periódico. No es una buena idea fregar los suelos laminados con agua o utilizar algún tipo de solución de limpieza, ya que la humedad puede filtrarse en los núcleos e hinchar los tablones. Las manchas por derrames de líquidos o agua son fáciles de eliminar siempre y cuando las limpies tan pronto como se produzcan. Un trapo humedecido con quitaesmalte o acetona eliminará el aceite, pintura, tinta, alquitrán y otras manchas. Los suelos laminados en general no necesitan encerarlos, pulirlos o lustrarlos.

Suelos laminados para cocinas

Ventajas de los suelos laminados

  • Formato adecuado: Las lamas de los suelos laminados suelen medir 1,20 metros. También están disponibles en baldosas de diferentes tamaños.
  • Versatilidad: El suelo laminado puede imitar docenas de tipos de madera, además de otros materiales como la piedra natural y los azulejos.
  • Fácilidad de limpieza: La capa de desgaste del suelo laminado lo protege de las manchas y de los derrames. Simplemente debes barrerlo o aspirarlo de forma periódica.
  • Instalación: El suelo laminado de clic es uno de los suelos más fáciles de instalar, incluso por un usuario sin experiencia.
  • Sin obras: Los suelos laminados a excepción de la moqueta, se pueden instalar sobre casi cualquier tipo de suelo ya existente, de esta forma te ahorras las desinstalación del suelo antiguo.
  • Resistente a los elementos: El suelo laminado es resistente a muchos de los agentes exteriores que pueden decolorar otros tipos de suelo. La capa de desgaste los protege de las manchas y la suciedad. También resiste la decoloración de la exposición a la luz UV por lo que es popular en los salones acristalados.
  • Salud: El suelo laminado es naturalmente resistente a la formación de moho y bacterias.
  • Expansión: La naturaleza del proceso de instalación significa que el material del suelo no se adhiere directamente al subsuelo. Más bien todas las piezas de la planta están entrelazadas, o adheridas una a la otra. Eso significa que el material se puede expandir, o contraer, debido a los cambios en la presión y la temperatura, sin deformarse o romperse contra el subsuelo.
  • Aclimatación: Madera dura necesita asentarse en un ambiente durante 3-6 semanas para que pueda aclimatarse a la temperatura y presión de la zona. Los laminados se pueden instalar en tan poco como 36 horas.

Inconvenientes de los suelos laminados

  • Repintado: Los suelos laminados no se pueden barnizar. Tienen una sola capa de desgaste, y cuando se daña una pieza individual necesita ser reemplazada.
  • Sonido: Cuando pisas sobre un suelo laminado se produce un sonido hueco, eso hace que el material se note falso. Esto puede ser compensado en cierta medida mediante el uso de materiales de amortiguación del recubrimiento inferior, que puede ayudar a simular el sonido de los suelos de madera natural.
  • Aspecto no natural: Mientras que los suelos laminados pueden simular el aspecto de la madera, piedra o azulejos a la perfección, la ilusión se desvanece tan pronto como pisas el material con los pies descalzos.
  • Duro: El suelo laminado es bastante duro e inflexible bajo los pies.
  • Preocupaciones ambientales: Algunos expertos medioambientales han expresado su preocupación por los materiales laminados que se hacen con compuestos derivados de formaldehído.
  • Vida útil: La vida útil de un suelo laminado depende en la calidad del material y el espesor de la capa de desgaste. La mayoría de los suelos laminados vienen con una garantía, sin embargo, es importante revisar los términos y las condiciones de dicha garantía antes de comprar. En algunos casos, tendrás que tomar ciertas precauciones durante el proceso de instalación o estarás en riesgo de perder la garantía.