Suelo de foam para bebés

Llega el momento en que tu bebé se convierte en un niño pequeño. Inevitablemente se dará algún que otro golpe con los resultantes chichones y moretones. Es un momento ideal para instalar en su zona de juego, superficies más seguras para que tu hijo pueda jugar tranquilamente sin peligro. La espuma o foam parece una elección perfecta de suelo blando.

Suelo de foam para bebés

Los suelos de espuma o goma son ideales para el cuarto de niños, sala de juegos, o centro de cuidado infantil.

Los suelos de espuma o de caucho son resistentes al agua, son fáciles de limpiar, y lo más importante, es que absorben los golpes. Al instalar un suelos de goma en la guardería o en sala de juegos de tu hijo, puedes estar tranquilo al saber que si su hijo derrama agua u otro líquido, vas a poderlo limpiar fácilmente y si él o ella se cae al suelo, va a aterrizar en una superficie absorbente de impactos que amortiguará su caída. Como beneficio adicional, estos suelos también amortiguan el sonido, proporcionan un buen aislamiento térmico, y también ofrece tracción para reducir el deslizamiento.

Además de los beneficios físicos de la instalación de los suelos de espuma y caucho en una guardería o sala de juegos, estos suelos coloridos también aportan beneficios para la salud mental del aprendizaje. Los estudios han demostrado que la adición de color a la habitación de tu hijo, zona de juegos, o la guardería puede ayudar a estimular la actividad cerebral y la salud. Además, los suelos de rompecabezas pueden ser una experiencia agradable de aprendizaje interactivo. Puedes encontrar desde piezas entrelazadfas de rompecabezas que encajan entre sí para formar formas o dibujos que ayudan a tu hijo a aprender el abecedario y los número. Las esterillas de suelo de rompecabezas son una gran manera de ayudar a tu hijo a aprender mientras juega.

Pero antes de que compres este tipo de suelo, asegúrate de saber de qué tipo de espuma está hecho el suelo escogido. La mayoría de espumas son un derivado del petróleo. Algunos tipos son más seguros que otros, y algunos contienen retardantes químicos de llama, esto seguro que no es lo que habías pensado para la zona recreativa de tus hijos. Generalmente, puedes hacer una verificación de olor, si el foam huele fuertemente a productos químicos, vuelve a dejarlo en la estantería de la tienda. Podría ser PVC. La goma eva es un tipo de foam ampliamente considerado como sustituto seguro estándar para el PVC. Pero hace unos años saltaron las alarmas al descubrir formamida, un tóxico para la reproducción y el desarrollo, en la goma EVA (etileno-acetato de vinilo) como subproducto del proceso de fabricación. Como resultado, se regularon estrictamente los productos específicos infantiles, como esteras, rompecabezas o suelos en algunos países europeos como Bélgica y Francia, así como en Taiwán.

No todos los suelos o colchonetas de espuma son de PVC o contienen retardantes de formamida o incluso productos químicos dañinos, pero como los suelos no se venden con listas de ingredientes, te mostramos qué hacer para elegir el suelo de espuma más seguro para tus hijos:

  • Busca un suelo o alfombra hecho de un material natural, como el látex natural (que proviene de una planta y no del petróleo). Si no puedes encontrar uno comercializado específicamente para los niños, utiliza una estera de yoga de caucho natural.
  • ¿Quién necesita espuma? Las alfombras hechas de telas de algodón pueden ser muy cómodas y baratas. Y además, las puedes lavar fácilmente en la lavadora. Incluso algunas pequeñas alfombras de lana pueden funcionarte. Sólo asegúrate de que no tienen un soporte de plástico.
Suelo blando bebé

Si ya tienes un suelo de juegos de espuma y estás preocupado por lo que podría contener, llama al fabricante para preguntar de lo que está hecho.

Si no puedes obtener una respuesta satisfactoria, o si descubres que es un material que no deseas en tu hogar, cámbialo o prescinde de él. Después de todo, puedes poner una toalla sobre tu alfombra y te hará el mismo servicio que una colchoneta de espuma.

En resumen, los suelos más seguros para los niños y bebés son:

  • Colchonetas de goma EVA no tóxicas y libres de PVC y plomo.
  • Suelos de látex. Para los niños que son alérgicos al látex, puedes elegir un suelo de caucho sintético para una alternativa más amigable con alergia infantil.
  • Baldosas de goma o suelos de caucho laminado (caucho natural o sintético).
  • Alfombras de algodón o lana que puedan meterse en la lavadora.
  • Una simple toalla colocada sobre una alfombra de la casa.